viernes, 26 de abril de 2013

Mar de las Pampas, Buenos Aires





Despertando en la calidez del verano, unos kilómetros al pie de Villa Gesell,Mar de las Pampas se extiende en la serenidad del frondoso bosque de pinos y eucaliptos, y la satisfacción contagiosa de sus amplias playas doradas.


Majestuosamente tranquila y natural, la escasa edificación concretada en esta localidad bonaerense ha permitido la conservación de las dunas y ante-dunas. Densos espacios naturales completan el paisaje silencioso de la cautivante “ciudad sin prisa” que tienta al relax y el disfrute profundo en sus maravillosos balnearios.

Lugar donde bosque, mar y médano se combinan en una perfecta mixtura de colores, relieves y desafíos, Mar de las Pampas ostenta un único parador playero que desde el amanecer hasta bien entrada la noche brinda excelentes servicios a los veraneantes. Tragos de lo más variados, comidas rápidas, licuados, platos tradicionales en la cena, espectáculos musicales de lujo, son algunas de las cuestiones de las que se encarga este parador, las cuales se ven profundizadas por el trato cordial y personalizado de sus encargados.





Juvenil, familiar, apacible, recreativa, natural y divertida, Mar de las Pampascomienza a situarse entre los destinos veraniegos más elegidos por los turistas argentinos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario